viernes, 10 de julio de 2009

Los paisajes del cuerpo



Hace unos cuantos milenios, Policleto escultor griego para más señas, ideó un canon de belleza que puso en práctica por primera vez en su escultura el Doríforo, y con este canon de siete cabezas nunca pudo imaginarse la que armo, los griegos pensaban que cuanto más bello era un cuerpo más se parecía a Dios.
Más tarde los romanos cavilaron men sana in corpore sano y a lo largo de la historia del arte, del tiempo y de la vida, los cánones estéticos han variado diametralmente; sino véase Rubens y sus venus que hoy serían pasto de productos anticelulíticos.
Inmersos en la era de acuario o en la era del plástico, nuestros referentes de hermosura tienen iconos como Pamela Sue Anderson o Vicky Beckham, venus recauchutadas, pretenden transformarnos a todas en clones exactos que en vez de pedir soma, pedimos silicona en un mundo feliz.

Por supuesto cada quien es cada cual y muy dueña de hacer de su capa un sayo, y no tengo nada en contra de la cirugía reparadora ni los avances de la ciencia. Sin embargo, me preocupa el martilleo o el sistemático lavado de cerebro e imagen al que tenemos que responder para ser aceptadas y amadas.
Niñas de catorce años, presionan a sus madres con una operación de pechos, o de labios o de glúteos; o de... Mujeres de cuarenta se inyectan botox o estiran su piel hasta que les queda una expresión asustada y acartonada, la arruga no es bella y reniegan de su alegría y de su tristeza en cualquier antro barato y en manos de cualquier desaprensivo ya sea médico o no. No antes de matarse de hambre o sucumbir en las garras de la anorexia, de la depresión, de la muerte.
Abogo por la era de la personalidad y en la de aceptarse como uno es; teniendo en cuenta que respondemos a una tipología física ya que somos ectomorfos, endomorfos y mesomorfos y nuestra psique va unida a estas características.
Mente sana en cuerpo sano aunque sea con unos kilos o unas patas de gallo de más. La belleza también es cuestión de gustos subjetivos, no solo reside en un cuerpo más o menos turbador -el maquillaje y la ropa adecuada hacen milagros-, también reside en una sonrisa luminosa, en una voz o mirada acariciadora en vaivén tentador y sobre todo en una personalidad sincera, bondadosa sensible e inteligente, en la sencillez o en la paradoja.
Quizás es que vivo en la era de la ingenuidad, de la candidez, y he olvidado que vale más tener que ser.
La primera vez que vi la obra de la artista Jenny Saville me quedé tan impactada ,tan turbada y tan emocionada que me lance a buscar más sobre sus obras y su biografía. Saville ,sus cuadros: Enormes montañas de carne que se revelan en una historia violenta y tumultuosa de heridas corporales abiertas. La anatomía de su rostro que plasma sin gustarle, y son sus palabras textuales, “porque trae fuera algo desde dentro”. Ella es su propio modelo, su cuerpo es un objeto. Jenny nos conmociona como un niño que se enfrenta a un adulto en un pitanza de humanidad. No le interesa la belleza admirada o idealizada, prefiere su propia visión valiente, carnal, visceral para juzgarnos a nosotros mismos.
Saville nos cuenta la dicotomía del modus operandi de la mujer de nuestro tiempo entre el cáncer de pecho y los productos cosméticos para lograr el elixir de eterna juventud, la neurosis.
Jenny Saville, para,cabe,contra, por: “los paisajes del cuerpo”
Obras el canon de Policleto y Autorretrato de Jenny Saville.

4 comentarios:

67daniel dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=0lIkMPvgENU

Un fuerte abrazo, jomaris.

Paloma, muchas gracius por este ensayo y presentación de la obra de una artista a la que conocía únicamente porque ella diseño la portada del mejor disco ("The Holy Bible") de una de mis bandas favoritas, los galeses y siempre revolucionarios, The Manic Street Preachers.

Te dejo con el enlace al video de arriba de algunos de los trabajos de esta peculiar pero excelente pintora.

Un fuerte abrazo y muchas gracias por la lección de hoy. Sí, lección, ¡no pongas esa cara! ;-)

P.D. Se echa de menos un poco de rock femenino en vuestra playlist. ;-)

Paloma Blázquez dijo...

Querido corresponsal, muchas gracias a ti, por esta maravilloso video de la colosal Saville.
Tanto Mayte como yo nos pondremos los watios y decibelios.
Pd.Lección no, tan solo lo que muchas pensamos y sentimos.
Un beso de las dos.

BLAS MARTÍNEZ dijo...

Paloma, me ha encantado el blog. Y este post es un verdadero alegato por la belleza que importa, la de nuestra alma.

¿Y que importa si se tienen unos kilos de más o si se comienza a tener alguna arruguita al sonreír?

Nada de Barbies clónicas. Ya sabes que uno de mis mitos es Marilyn Monroe a la que hoy acusarían de estar entrada en carnes (sic.). Donde esté una de las tres gracias de Rubens que se quiten todas las top model del panorama mundial.

Saville es para mí un gran descubrimiento.

Por cierto, me ha gustado esa referencia a Aldous Huxley. Muy bien traída.

Un beso para las dos,

Blas.

P.D.: Qué gran corresponsal tiene este blog. Un abrazo también para él.

Paloma Blázquez dijo...

Querido Ícaro muchas gracias por tu presencia, apoyo, en este blog que es una idea genial de mi amiga tan querida Mayte, sí tenemos un corresponsal magno y te tenemos a tí y todos los amigos que nos sostienen y empatizan.
Besos y de nuevo gracias por ser como eres, por regalarnos también tanto talento, fuego y cariño.



Este blog apoya la Red blogger contra la pederastia
En recuerdo y homenaje a MARILUZ y todos los niños del mundo que lo han sufrido. Participa haciendo click aquí o sobre la imagen.

Buscar este blog