lunes, 10 de agosto de 2009

Irina Ratushinskaya


De nuestro recuperador de almas y corresponsal en Brighton, Daniel Yáñez González-Irún nos llega este post con las traducciones de algunos de los poemas de Irina Ratushinskaya poetisa rusa nacida en 1954 que fuè sentenciada en 1983 a 7 de años de reclusiòn en un campo de concentración en Mordovia y a otros cinco de confinamiento . Su error, criticar al régimen soviético. Sufriò torturas y fue liberada en 1986 con la ayuda e intervención de Gorbachov y Reagan tras leer éstos una copia del poemario Carta a Lápiz., Los poemas, en su mayoría memorizados, los escribía primero con cerillas usadas y en barras de jabón.

en leer mas sus poemas

Voy a viajar por el territorio
(a Tabya y Vabnya)
..
Voy a viajar por el territorio --
Con mi séquito de guardias,
Voy a estudiar la mirada del sufrimiento humano,
Voy a ver lo que nadie nunca antes ha visto --
¿Pero seré capaz de describirlo?
¿Lloraré si lo consigo --
al caminar en mi partida sobre el agua?
Cómo nos parecemos ya a nuestros esposos --
Nuestros ojos, la frente, la punta de la boca.
Qué idénticos somos – hasta la última vena de la piel --
A ellos, que se alejaron durante tanto tiempo de nuestras vidas,
A ellos, a quienes escribimos ahora: “No importa,
Tú y yo somos una y la misma persona,
¡Y los otros nunca conseguirán separarnos!”
Y, como forjado en la tierra,
"Para siempre" parece ser la única respuesta --
Dos palabras ancestrales
Que esconden detrás de sí toda la luz.
Aunque me arrastre penosamente con el convoy,
Me acordaré absolutamente de todo --
¡Con el corazón! - ¡Y no lograrán arrancármelo! --
¡Cada respiro que demos --
Cada aliento al margen de la ley!
Y aquello por lo que vivimos --
Para el día de mañana.
.
Zona Pequeña (área del campo de trabajo donde residían las prisioneras de conciencia), 12-11-83.



Antes de la Batalla
.
Antes de la batalla,
Unos sementales cultivan trébol en el terreno.
Los comandantes
Sacan sus brújulas y miden – ¡el descampado que menos importa!
Todavía por cubrir
De lluvia de plomo y sangre, las huellas de los animales pequeños.
Amanece --
Truenos, y el jinete pálido que revela su estampa.
Antes de la batalla,
Los soldados inexpertos escuchan los alardes de los veteranos.
Sus oficiales
Escriben cartas, y más tarde alguien tocará la guitarra.
Hacia el anochecer
La hierba enmudece y huele a miel y polen.
Viene la mañana --
Truenos, y si hay cartas serán las de los caídos.
.
SHIZO, diciembre de 1984

3 comentarios:

don fernando dijo...

Iteresantísima entrada que ayudará a recobrar la memoria histórica de tantas personas como esta mujer. Extraordinarios poemas que reflejan la miseria humana de algunos/as. Muchas gracias por compartir esta "tan importante" información. Saludos y enhorabuena por vuestro trabajo.

Amarande Guzman dijo...

Gracias a ti, por pasar un ratito y compartir tus impresiones,un gran saludo.

Mai dijo...

Duele sentirse en su propio cuerpo; pero se reconforta la humanidad agobiada y doliente, ante el valor y la capacidad que tienen ciertos seres humanos en surgir como héroes en la supervivencia, sostenidos por su dignidad de seres libres, pensantes y auténticos a pesar de las celdas y torturas.

Gracias, Amarande, por ser guía comprometida de luz y conocimiento. Un abrazo, Mai



.



Este blog apoya la Red blogger contra la pederastia
En recuerdo y homenaje a MARILUZ y todos los niños del mundo que lo han sufrido. Participa haciendo click aquí o sobre la imagen.

Buscar este blog